4 desventajas de emprender en el campo gastronómico: LO QUE NADIE TE CUENTA.

Abrir un restaurante no es tan fácil como parece. La gente piensa que simplemente abastecerte de alimentos, colocar un mobiliario bonito en un local y comenzar a vender tu especialidad con el mayor esmero; No saben cuán equivocados están, porque este proceso trasciende a más que cocinar o convertirte en una especialista en ciertos platos. Omiten aspectos tan elementales como las desventajas de emprender en el campo gastronómico, los cuáles son imprescindibles para tomar una sabia decisión y saber si nos resulta conveniente adentrarnos en esta aventura o no.

Ojala todo fuese perfecto en esta vida porque nos evitaríamos tantos disgustos por planes frustrados o que no se cumplieron a cabalidad. Lamentablemente no es así, obligándonos a replantearnos en algunas decisiones de nuestra vida; Emprender es una de ellas, dónde se requiere de un serio análisis para conocer las condiciones actuales del entorno a desarrollarnos, así como también cuáles son los posibles beneficios a obtener y desafíos a enfrentar.

En el caso del campo gastronómico es menester considerar a las preferencias de tú público objetivo para poder definir una estrategia de negocios adecuada, la cuál te permite ofrecer platillos de alto valor culinario y sus bastas ganas de probar tu especialidad sean saciadas. Saber a qué desventajas estás expuesto es vital para adaptarte a tales circunstancias y sepas como gestionar tu local con éxito.

En chefonline queremos brindarte todas las herramientas para que puedas convertir tu sueño de ser una referencia en el mercado culinario, informándote de manera muy veraz sobre este tipo de temas tan básicos pero sumamente importantes al momento de comenzar a construir esta nueva vida. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

1- Dedicación extrema:

Esta es una de las principales desventajas de emprender en el campo gastronómico, debido a que esta actividad trasciende al simple hecho de vender comida. Son tantos los frentes que tendrás abiertos al punto de saturarte y lo más cruel es que deberás estar al pendiente de ellos; Deberás supervisar cada espacio de tu local para asegurarte de que todo esté bien y tus comensales encuentren instalaciones cómodas e impolutas.

¿Días feriados o festivos? ¿Vacaciones? ¡ESO QUE ES! Un profesional del ámbito culinario no conoce de este tipo de fechas en lo absoluto. Se levanta desde muy tempranas horas de la mañana con la intención de comenzar a trabajar en cada uno de los recursos necesarios para comenzar a funcionar, los cuáles van desde los platillos preparados en proporciones considerables para brindar a los clientes, hasta reuniones de horas con tu equipo administrativo y saber cuánto haz facturado durante el día, así como también lo que falta en tu inventario.

 

2.- Incertidumbre:                    

¿Qué somos exagerados al mencionar este punto? ¡CLARO QUE NO! Nadie tiene una bola de cristal o súper-poderes mágicos para predecir el futuro y conocer cuál será el destino de su negocio. En el caso de los restaurantes, siempre se comienza con la máxima ilusión de atraer comensales a borbotones y posicionarse como la mejor alternativa dentro de tu especialidad.

Sin embargo, estarás sujeto a los gustos e intereses de tu público objetivo, quién definirá hasta dónde vas a llegar en este nuevo trayecto profesional. Y si a eso le sumas posibles acontecimiento de carácter político, económico o social, estaríamos en un contexto algo delicado. Lo único que te podría sacar adelante para seguir a flote es tu capacidad de reinventarte a límites extremos, brindándole un target muy especial e incluso valor agrado a todo lo que ofreces.

3.- Competencia desmesurada:

¡Nunca estarás solo! Es la principal promesa del campo gastronómico, dónde el exceso de competencia marcará un precedente negativo entre lo que deseas hacer y hasta dónde estás dispuesto a llegar para lograrlo. Esta es la desventaja más notoria al momento de emprender en el campo gastronómico, debido a que te encontrarás con un sinfín de locales similares al tuyo en términos generales.

No sólo ofrecen los mismos productos, sino también buscan tus mismos objetivos. La única forma de imponerte sobre ellos es marcando la diferencia entre el público consumidor con un servicio de alta calidad, dónde no se sientan como en un restaurante más y puedan disfrutar de gratos momentos. Asimismo, también esmérate por brindar la máxima calidad en todos sus platillos para que puedan convertirse en tu mejor aliado para hacer publicidad.

4.- Inversión considerable:

“Abrir un restaurante no requiere de tanto dinero” ¿Estás seguro? ¿O es qué estás pensando en colocarte en cualquier esquina de ciudad con mesas y una cava de alimentos? Si piensas así es menester que consultes a un buen abogado, porque te meterás en un problema legal con las autoridades sanitarias de dimensiones colosales.

Emprender en el campo gastronómico es más complejo de lo que parece. Lo más preocupante para quienes desean iniciarse es la cuantiosa inversión a realizar, la cual puede llegar hasta al 1.000.000 de pesos según la especialidad a ofrecer, así como también el enfoque de tu local. Esto incluye aspectos básicos como el alquiler del local, mobiliario, suministros básicos, utensilios, equipos de facturación y pare de contar.

Lo más triste de toda esta historia es que no verás resultados de inmediato, sino a largo plazo. Puede que remontes en poco tiempo pero esto dependerá del empeño que le pongas a tu negocio y las políticas que apliques para optimizar el uso de los recursos.

¿Y tú? ¿Aún sigues pensando en tener tu propio restaurante? Esperamos que estas desventajas te sirvan como una referencia informativa para tomar una decisión sabía, la cuál sea el inicio de un camino plagado de éxitos y prosperidad.

Y muy importante, si estás decidido y haz tomado en cuenta lo que anteriormente hemos mencionado, adelante, el éxito está en tus manos, que nadie te diga que no se puede.

Saludos de parte del equipo de ChefOnline.

Dejar un Comentario