Menús de Restaurante para niños: Algo sano y diferente.

Los niños son los comensales más exigentes en cualquier restaurante. No se conforman con cualquier menú ni son capaces de ingerir ciertos alimentos. Esto ocasiona una búsqueda de alternativas para su adecuada nutrición y sin dejar de lado a esos exquisitos sabores que tanto les gustan.

Brindar una carta con platillos creados especialmente para los más pequeños es un plus adicional en la calidad de servicio. Muchos padres de familia lo ven como un gesto loable de tu parte, debido a que estás preocupándote por sus más valiosos tesoros.

Este menú debe contener una serie de lineamientos gastronómicos, los cuáles deben enmarcar desde las porciones correctas para evitar desperdiciar comida o que luzca aterrado ante sus ojos hasta ingredientes agradables al gusto y sanos.

Si aún no dispones de un menú para niños es menester que lo consideres como parte de su oferta gastronómica. Concentrarás a un nuevo público, el cual es muy difícil de complacer. Este post será tu guía para saber cómo puedes introducir esta opción en la carta e impactar al público con algo nuevo y diferente.

¿Por qué debo ofrecer un menú para niños?

Hay restaurantes que se distinguen por la calidad de sus platillos o brindando un servicio magistral al cliente, dónde le hagan sentir como en casa. No obstante, casi todos se olvidan de estos mini comensales del fin de semana, quienes no paran de hacer preguntar o en ocasiones se niegan a comer lo mismo que los adultos.

Ante esta situación es necesario ofrecer un producto nuevo, el cuál vaya dirigido a satisfacer las necesidades e incluso malcriadeces de estos pequeños individuos. Un menú para niños puede ayudarte a ti como profesional de la gastronomía, debido a qué podrás dar rienda suelta a tu creatividad con piezas juveniles e innovadoras.

Platillos económicos y prácticos en su preparación.  Podrás incluir el tradicional pollo a la broster con papas fritas o el Gordon Blue con creativas formas de dinosaurio o naves espaciales. Los padres verán esta propuesta como un gesto loable de tu parte, sintiéndose aliviados al poder ver cómo sus hijos se alimentan sin necesidad de regaños en público o escenas incomodas.

También estarán agradecidos contigo al ver que te esmeras para que esa visita a tu restaurante, quedé guardada en la memoria de sus tesoros para siempre. Disfrutarán todos de un momento único e inigualable.

¿Cómo conquistar el paladar de los más pequeños?

No es fácil pero tampoco es misión imposible. Sólo debes considerar los requerimientos e intereses de este pequeño público tan amante de las hamburguesas en el almuerzo, pero el peor enemigo de los tubérculos y vegetales.

Lo primero que debes considerar es la clase de ingredientes a utilizar en cada platillo, así como también la presentación de los mismos al servirlos. Es normal que un niño sea quisquilloso para comer. Se concibe como algo innato de la infancia, dónde estamos en una etapa de experimentación en todos los sentidos.

Si le sirves un plato rebosante de alimentos como arroz o ensalada, resulta improbable que puedan comérselo todo. Principalmente porque lo verán como algo intimidante y más que parecerle atractivo, será considerado como una tortura obligada, impidiéndoles disfrutar del platillo por más exquisito que sea.

Lo ideal es servir en porciones pequeñas con atractivas presentaciones. Ponerles vajillas con figuras decorativas de superhéroes de la televisión o caricaturas animadas. Añade recetas simples pero con agregado especial, brindándoles la posibilidad de escoger ese extra que no pueden comer en casa con frecuencia.

Un buen menú para niños debe contemplar opciones fáciles y sencillas de ingerir para ellos. Las proteínas de origen animal empanizadas como el pollo, res, cerdo e incluso el pescado pueden lucir más atractivas con este tipo de recetas. Aún más con acompañantes clave como papas fritas o ensaladas predilectas como la césar o rusa.

 

Saludos de parte del equipo de ChefOnline.

Dejar un Comentario