Lee esto si piensas abrir un restaurante.

El Restaurante es el giro que más atrae a los que desean emprender o invertir en un negocio. Diario se abren, se cierran o se traspasan un buen número de restaurantes. Es de los giros con la más alta tasa de mortalidad (Si no es que el mayor) que existen dentro del sector de comercio. Año con año miles de personas se sienten atraídos por abrir su restaurante, arriesgando su capital/ahorros, y, aunque es notorio la apertura y cierre de estos, la gente sigue arriesgando sus recursos como si fueran atraídos por “El canto de las sirenas”.

El problema no es el abrir un restaurante, más bien, es que se abre sin tener los conocimientos necesarios y sólidos, tanto empresariales como gastronómicos y basan su éxito en la idea de que es un negocio sencillo y productivo.

Donde volteemos encontraremos una fonda, una cocina de las llamadas económicas, así como restaurantes del más alto nivel, los hay para todos los bolsillos, gustos, edades y tendencias.

El éxito no solo se basa en tener un buen menú, sino es importante tener los conocimientos administrativos y financieros necesarios para hacer del restaurante una unidad de negocio rentable. Es aquí donde muchos fallan, no cuentan con la experiencia, conocimientos y habilidades para garantizar la rentabilidad de sus negocios. Un restaurante le debe de generar al dueño la utilidad suficiente que le permita mantenerse en el mercado para que el crecimiento de este no se vea limitado por la falta de flujo que a la postre lo obligue al cierre de su negocio.

Un error típico es el de considerar solo los gastos de inversión y no se analizan a detalle los gastos operativos sino hasta que ya se tiene el problema, generando ingresos muy pobres que ocasionan el cierre del negocio y pérdida de la inversión.

Se debe tener los suficientes conocimientos para administrar y tener control de:

  1. Las compras y ventas.
  2. Los inventarios
  3. Elaboración de los alimentos
  4. Control de precios y costos.
  5. Calidad en el servicio.
  6. Calidad en los alimentos.
  7. Obligaciones y cuentas por pagar.
  8. Estados Financieros.
  9. Recursos humanos

Lo anterior para evitar

  1. Disminución de los ingresos
  2. Incremento en costos
  3. Pérdidas
  4. Aumento en los gastos de operación.
  5. Endeudamiento excesivo, compras a crédito de manera descontrolada.
  6. Compras excesivas
  7. Acumulación de Inventarios
  8. Mermas
  9. Baja Liquidez
  10. Sobrevaluación de los platillos.
  11. Mala selección del personal.
  12. entre otros.

El tema es extenso y no es el fin de este tema el de desanimar al emprendedor o inversionista, sino, al contrario que comprendan lo complejo que es abrir un restaurante, que no es sencillo y no se debe de subestimar.

Si ya estás listo te invito a que leas este excelente artículo ¿Cómo administrar un restaurante?: 15 pasos para tener éxito

Esperamos que esta información les haya sido de utilidad. Recuerde que nos puede enviar un correo para sugerirnos algún tema o incluso enviarnos su opinión para que sea publicada. Gracias y nos leemos en el siguiente tema.

Saludos de parte del equipo de ChefOnline

Dejar un Comentario